Principio de Pareto o Principio del 80/20

Vilfredo Pareto era un ingeniero, economista y pensador italiano, que estudiaba la economía italiana del siglo XIX. Pareto se dio cuenta de que el 20% de la población poseía el 80% de la riqueza y que este patrón se repetía también en numerosos ámbitos, tanto políticos, como económicos, laborales y psicológicos.

El Principio de Pareto se resume en que el 80% de las causas son provocadas por el 20% de los efectos, es decir, que el 80% de los resultados que obtenemos son fruto del 20% de nuestras acciones. Y que el 80% de los beneficios que obtenemos son consecuencia del 20% de lo que invertimos, que el 20% de las personas de nuestro alrededor nos proporciona el 80% del afecto.

Se trata de un principio de eficiencia. Cuando nos preguntamos ¿por qué algunas personas tienen más éxito que otras? o ¿por qué algunos sacan mejores notas, estudiando menos? o sufren menos desgaste que otras, cuando se trata de conseguir algo. La respuesta está en que sus acciones están mas centradas en ese 20%.

Por ejemplo, sólo el 20% de las personas lleva sus objetivos, sueños y tareas por escrito, mientras que el otro 80% las lleva en la cabeza, ocupando espacio y atención.  Las personas que no apuntan las cosas tratan de acordarse de qué tenían que hacer,  su autodiálogo está lleno de: tengo que…, debería hacer… ,tendría que haber hecho…, y se convierten en víctimas de la procrastinación. Por lo tanto, cuando deberían estar haciendo cosas de ese 20% los “tengo que…” y los “debería…” no le permiten hacer las acciones del 20% con la atención suficiente.

Para ilustrar este principio me gusta mucho contar el cuento del Leñador:

Un leñador se acercó a una maderera a pedir trabajo, seguidamente encontró al capataz y le preguntó si necesitabaa alguien. El capataz le dijo que le daría un día de prueba.

El leñador se puso manos a la obra y ese día logró cortar 100 árboles. Su capataz, asombrado, le dijo:

C- El trabajo es tuyo. Cuento contigo, nos vemos mañana.

El leñador volvió al día siguiente y, aunque estaba cansado del día anterior, volvió a cortar 100 árboles. Era el hacha más productiva de la maderera.

Al tercer día, el leñador logró cortar 90 árboles.

Al cuarto día, el leñador, queriendo alcanzar de nuevo los 100 árboles, intentó esforzarse más y golpeaba el hacha mucho más fuerte y más rápido, pero sólo logró cortar 40 árboles.

Al día siguiente volvió a intentarlo con mucha más fuerza y más intensidad. Estaba preocupado por haber cortado menos árboles, no quería perder el trabajo pero sólo pudo cortar 10.

Al siguiente día, cuando aún estaba tratando de cortar su primer árbol, su capataz fue a hablar con él:

C- Leñador, ¿qué te pasa? Hoy ni siquiera has cortado un árbol.

L- No lo sé, patrón, yo sigo haciendo lo mismo de siempre, incluso me esfuerzo más y echo más horas, pero hoy no he podido cortar ni siquiera este árbol. El capataz lo observa y le pregunta:

C- ¿Te has acordado de afilar tu hacha?

En el libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de S. Covey, el séptimo hábito trata precisamente de esto, afilar la sierra.

¿Has identificado qué cosas están en tu 20%?

¿Qué necesitas para afilar tu hacha?

¿Cuánto tiempo le dedicas a afilar tu hacha?

· OTROS ARTÍCULOS ·

¿Cómo dormir mejor?

No soy un experto en insomnio pero al trabajar con estrés postraumático tengo mucha relación con él y con cosas que quitan el sueño. La solución a este problema si tu tiroides esta bien es bastante sencilla y aunque bastante decepcionante también, porque vas a tener...

Fobia a conducir

    La fobia a conducir o amaxofobia, es una de las fobias más simbólicas que me he encontrado, qué quiere decir esto: que más de la mitad de las veces no es al coche a lo que se le teme, sino a lo que simboliza conducir. Si tengo suerte y viene alguien a mi consulta...

Cómo influye el deporte en los niños

Este verano durante mis vacaciones se puso en contacto el equipo de Ertheo para hacerme una entrevista sobre cómo influye el deporte en los niños, la verdad es que cómo no escribo mucho sobre niños me hizo bastante ilusión hacerla, así que la comparto en mi blog para...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies