Seleccionar página

Trauma colectivo

Citando a Pierre Janet, “un trauma es el resultado de la exposición a un acontecimiento estresante inevitable que sobrepasa los mecanismos de afrontamiento de la persona”. Ahora bien, ¿Qué pasa cuando este acontecimiento estresante sobrepasa nuestros recursos colectivos o comunitarios? Que nos traumatizamos juntos.

La evidencia científica nos dice que: La experiencia de vivir una situación de destrucción, de pérdida de la casa y de familiares y estar expuesto a escenas terroríficas, constituye un factor de riesgo grave para la salud mental de adultos y niños. Además de esto, el trauma causado por desastres colectivos puede interferir con las funciones sociales, cognitivas y emocionales (Fletcher, 2003).

Hemos estado expuestos a escenas terroríficas desde el sofá de casa, en el supermercado nos hemos mirado de reojo porque nos sentíamos demasiado cerca, hemos ido a buscar material de protección y desinfección y no los hemos encontrado, hemos perdido nuestra salud financiera o hemos escuchado a nuestros vecinos lamentarse que esa noche no se iban a poder duchar porque no tenían bombona, o a la cajera del supermercado decir que seguía escuchando el sonido del datáfono cuando estaba en su casa.

Podemos revisar juntos nuestra historia de trauma colectivo en lo que corresponde a pandemias:

  • Gripe española de 1918
  • Gripe asiática de 1957
  • Gripe de Hong Kong de 1968
  • VIH en los años 80 hasta hace tres cuartos de hora.

Pero colectivamente nos hemos visto afectados también por guerras ruina y miseria y todo lo que se parezca a un antecedente de desastre similar nos va a desestabilizar mucho a todos (de forma colectiva). Esta vez unos nos volveremos hipocondríacos, otros agorafóbicos, a otros nos saldrá psoriasis, o simplemente nos cabrearemos y dirigiremos inadecuadamente nuestra rabia y nos sentiremos frustrados, nos costará dormir, beberemos más de la cuenta, comeremos más de la cuenta, nos volveremos avariciosos, o incluso querremos ser héroes y mártires.

Puedo seguir si quieres, nos sentiremos culpables si hemos sobrevivido, o con la marca de Caín si hemos sido víctimas, nos identificaremos con el dolor de los que han perdido a alguien o sentiremos que nadie es capaz de entendernos y es mejor estar callados, nos volveremos creativos y al día siguiente sentiremos vergüenza por haber compartido algo íntimo con un desconocido.

Está claro que este acontecimiento ya es inevitable y todos sin excepción vamos a ser víctimas en uno u otro grado, a todos nos va a tocar este virus coronavirus sars-CoV-2 y su sintomatología COVID-19 a nivel psíquico, psicológico, emocional o como tu quieras llamarlo.

Bien la situación ha explotado y todos en algún momento:

  • Vamos a entrar en SHOCK vamos a tener una respuesta defensiva (lucha, huida, congelación, sumisión, o disociación), no vamos a poder creer lo que está pasando, nos desorganizaremos y nos protegeremos a nuestra manera.
  • Esto nos va a impactar emocionalmente vamos a tener pesadillas relacionadas con el coronavirus, nos vamos a deprimir, aislar, enfadar, podemos tener imágenes intrusivas, nos vamos a sentir vulnerables y en peligro, podemos abusar de alguna sustancia (incluso el gel hidroalcohólico).
  • Vamos a ser capaces de afrontar la situación en algún momento y ser resilientes a nuestra manera intentaremos entender qué ha ocurrido y dar un sentido de cómo nos ha afectado esto a nosotros, nos cuidaremos a nosotros y a los demás, y nuestra psique seguirá intentando resolver sus incertidumbres.
  • Vamos a aceptar y tener un crecimiento postraumático entenderemos lo que ha pasado sin culpar a nadie, nos preguntaremos cómo reaccionaremos si volviera a ocurrir, aprenderemos a vivir de otra manera.

 

Hoy han pasado 40 días desde que en nuestro país España empezaron las medidas de confinamiento, para muchos parecerá que han pasado años para otros sólo unos días. Esto que estás leyendo lo he escrito en un rato esta mañana, pero lo he vivido durante 40 días. Ha pasado, es real, estamos ante un desastre colectivo una pandemia, no es culpa de nadie simplemente sucede, es algo que nos afecta todos y nos seguirá afectando por un tiempo. Sigue cuidándote y cuida al que puedas. O también si quieres puedes echarle la culpa a Fleming por haber descubierto solo la penicilina y no algo que te salve también de los virus.

 

 

Fuente: Apuntes de la Formación en emergencias aplicando EMDR de Giada Maslovaric

 

 

 

 

 

 

· OTROS ARTÍCULOS ·
Curriculum A-alimenticio y Curriculum B-bienestar

Curriculum A-alimenticio y Curriculum B-bienestar

El año pasado leí un artículo  en El País “Si quieres que te vaya mejor en el trabajo (y en la vida), ten un ‘currículum B’ “de Pilar Jericó en el que hablaba de Antonio Garrigues presidente del despacho Garrigues y de Pedro Luis Uriarte economista banquero y...

Cuando tu forma de solucionar problemas crea más problemas

Cuando tu forma de solucionar problemas crea más problemas

Seguro que nunca te has planteado volver a comerte tu propio vómito.Imagina que acabas de echar la pota y de pronto te dices "Vaya, quizá mi cuerpo se va a quedar sin esos nutrientes que acabo de echar y los voy a necesitar", y volver a tragarte tu vómito. Seguro que...

Carlos Barea Navas - Doctoralia.es

2 + 13 =

Utilizar este formulario de contacto implica que aceptas el aviso legal y la política de privacidad.

CARLOS BAREA NAVAS © 2018 · TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
DISEÑO POR ELEVENONE.ES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies